Sociedad.

Marcos Juárez

Matías Caldez: científico marcosjuarense que triunfa en Japón

Matías Caldez es un gran científico nacido en Marcos Juárez, que gracias a sus amplios conocimientos y estudios realizados mundialmente, hoy se encuentra trabajando en Japón, el segundo país en el mundo con más inversión en la ciencia.

12-09-2019

Matías Caldez es un científico marcosjuarense que fue declarado Ciudadano Ilustre en la ciudad, por su gran trayectoria y por su reconocimiento laboral en el mundo.

Matías desde pequeño quería ser veterinario aunque al graduarse de la escuela secundaria IPEM 209, quería ser biotecnólogo para tener una buena posición económica. Luego viajó a Misiones para hacer una licenciatura en Genética y tuvo contactos, que eso le cambió el panorama donde "quería devolver a la humanidad lo que le daba a los jóvenes, como por ejemplo educación y salud gratuita". Allí decidió que quería ser científico para estudiar las actividades biológicas.

El científico expresó que cuando uno vive en comunidades pequeñas y se tiene muchos recursos económicos, quizá no hay necesidades que otras localidades si necesitan, como Misiones. Eso fue clave para cambiar su pensamiento económico y a lo que se quería dedicar, que es ayudar a las personas.

Aconsejó al joven que quiere luchar por lo que quiere, que trate de fortalecer las funciones y ante la adversidad, cree conocimientos.

Caldez cuando vivía en Misiones no tenía dinero y su madre le enviaba 200 pesos, de los cuales sólo con 150 pagaba el alquiler. Esto provocó que hoy haya mantenido el hábito del ahorro. Aceptó que eran cosas muy simples que a largo plazo, lo ayudaron a ambientarse tan rápido que en Japón los primeros seis meses se adaptó fácilmente.

Luego de que terminó sus estudios en la ciudad de Misiones, unos profesores en Singapur lo invitaron a unirse a su laboratorio al ver su currículum, y el gobierno le dio dos premios para hacer una pasantía y un doctorado, en el cual entrenó para realizar investigaciones.

Hace dos años, cuando terminó el doctorado, se encontró con un profesor en Singapur quien lo contrató en Japón como investigador especializado en el área de patología, que es el estudio del hígado.

Japón tiene una inversión en la ciencia muy grande, es el segundo en el mundo que invierte su PBI para el desarrollo en la investigación. “No todo el mundo tiene acceso a la salud en Japón pero está subsidiada”. Además, valoró que la financiación científica argentina está reconocida mundialmente y que si no fuera por haber nacido en Argentina, con una madre maestra y un padre gomero, considera que su posibilidad de trabajar en el extranjero no hubiera sido la misma.

En el país japonés trabaja entre 12 y 15 hs por día, y hace ejercicio una hora para desarrollar el cerebro. El equipo profesional son 30 personas, con el científico Akira con una estructura jerárquica de tres profesores principales que tienen un grupo. Matías se encuentra como investigador independiente.